sábado, abril 11, 2015

La Casa del Duende

Este fue mi siguiente proyecto en lo que a miniaturas se refiere. La casa de un Duende! Y esta vez, más miniatura que la Casa de Pippa!

Le he sacado unas 40 fotos. Estoy muy complicada porque sé que no las puedo poner todas... (Aunque pueden verlas en su propio album en Flickr). Voy a tratar de hacer una selección: de cómo empezó todo y de cómo terminó. Espero que les gusten.

Primero, la base: es una calabaza seca, de la que por estos parajes llamamos matera, o de mate, porque sirve (desde tiempos inmemoriales) para hacer mates... Ya saben, la bebida de yerba que se toma con bombilla... En fin, conseguí en una casa que vende articulos para artesanías una linda calabaza teñida de una lindísimo verde. Perrrrfecta para ser la casa de un duende!

No mide más de 16 cm de alto. Por lo tanto se imaginarán que todo lo que va a ir adentro va a ser bien chiquito.

Como es alta, la idea era hacerle una buhardilla de dormitorio, y la planta baja todo lo demás. Quería ponerle una escalera (que en la casa de Pippa no pude poner) y un hogar con chimenea. Todo bien rústico y campestre.

También quería probar muchas técnicas que estuve viendo en Internet en estos últimos días (desde que me sumergí en el inmenso mundo de las casa de muñecas). Hay tanto para probar y hacer..!

Lo primero fue cortarle la pared del frente para que pudiese abrirse. Luego, le iba a pegar una bisagrita. Tambien le recorté una puertita y dos ventanitas. Las formas de las aberturas son bien orgánicas y con un gustito Art-Nuveau, estilo que les queda muy bien a los duendes y hadas.

Lo siguiente fue cubrir las paredes internas con papel maché (son muy porosas e irregulares). Usé cola adhesiva y agua, y papel tisú (rollo de cocina). Luego, cuando se secó, le puse otra capa con tiras de papel común, para darle algo de prolijidad.

La base de la calabaza era redonda, así que la rellené con masilla (dandole además un poco de peso, para que no se gire), y encima coloqué el piso "de parquet", tirillas de madera que corté y pegué sobre un cartón que previamente había armado, con la forma interna de la calabaza.

Del mismo modo hice el piso de la buhardilla, con un hueco para la escalera. Para darle más resistencia y dureza, le puse varias capas de papel maché. Luego lo coloqué, lo pegué y a los bordes les puse masilla epoxi para artesanos. Esto le agregó dureza, resistencia y de paso, lo emprolijó.

El color se lo dí con barniz brillante para acrílico, con una gotita de acrílico disuelto, de color siena tostada. El mismo color lo usé para el resto de las cosas "de madera".

El hogar tiene como base un recorte de un cartón de huevos. No sé si se darán cuenta de qué parte... Una vez más, le puse una capa de papel maché, sobre cinta de pintor. Las piedras son pequeñas bolitas de masilla, aplastadas contra el cartón con un pincel muy viejo y seco que tengo por ahi guardado. Quedó bastante creíble.

El duendecito está hecho con una base de alambres limpiapipas y una bolita de madera. Mi amiga Claudia me pasó gentilmente la direccion del tutorial para hacer muñequitos de esta manera. El mio, obviamente, es más chiquito: de alto mide 4,5cm. La túnica es de fieltro / paño lenci, igual que en el tutorial. El pantalón lo hice tejido (gasp!) con agujas 2,5mm doble punta: la técnica se llama I-cord. 5pts de ancho, creo que 5 o 6 hileras de alto.

El gorro tambien esta hecho con las mismas agujas, y lana finita. No me pidan patrón: empecé por la punta y fui aumentando hasta que llegué al diámetro de la cabeza del duende. Pies y manos son perlitas de madera. Podría haberlas hecho con masilla, pero ya era demasiado...

Hay muchas cosas en esta casa que moldeé con masilla epoxi. Como dije antes, estoy acostumbrada a usarla, seca bien y sola, queda dura, no se rompe, y es muy útil para hacer de todo. La puerta de adentro está hecha con masilla, la mesada (sobre cartón), la silla (con unos alambres de aluminio color cobre).

La olla, la bacinilla, y cuenco tienen base de bellota (ya los usé antes en la casa de Pippa). La olla "de hierro", son dos partes de bellota unidas con masilla. La bacinilla tiene el borde de masilla.

Con lo mismo hice las cucharas, cuchillo, sartén y demás adornos. Además de los techitos de ventanas y puerta. Tambien con masilla emprolijé los bordes de las aberturas.

La escalera está hecha con palillos de brochet. E hilo de coser.

Perlas de madera, palillos escarbadientes, trozos de alambre me sirvieron para hacer todo el resto. La taza está hecha de papel con pegamento: una tira enrollada en la parte de atrás de un pincel.

Luego, obviamente, todo está pintado y barnizado con acrílicos, Algunos detalles se los dibujé con marcadores Sharpie (en especial, los dibujos de la "cerámica": bacinilla, cuenco, taza).

Incluso está pintado el "fuego" adentro de la chimenea (donde puede entrar la olla, para que el dueño de casa se puede calentar la comida).

En la buhardilla sólo entraba el colchón, asi que no le pude hacer una cama. Le hice una colcha colorida, para compensar. Tambien le instalé un espejito y un peine, colgado de la pared. En este momento estoy pensando en ponerle un par de cuadros o fotografías... el tamaño será el de una uña, por eso todavia no me decidí a qué poner y cómo.

No podía faltar el sillón y la alfombra de crochet: está hecha con hilo de brodar y mi aguja más finita, la que uso para ensartar mostacillas (o sea, el gancho entra dentro del agujero de una mostacilla, así de finita es).

El sillon y el colchon son de goma eva, al igual que los de Pippa. La tela está pegada, no cosida, porque es realmente mucho más fácil... y no queda mal.

No me quedó precioso? Es adorable, no me digan que no...

Pueden ver más fotos en Flickr.

martes, marzo 31, 2015

Proyecto Casa de Muñecas - 7ma (última!) Parte.

Última parte de esta... revisión? resumen? tutorial? obsesión? (Nos quedamos con obsesión, definitivamente.) Como ya terminamos con el interior de la casa (o al menos, no nos quedan superficies para seguir llenando), nos vamos a ocupar del exterior.

La casa necesita plantas. La primer cosa que necesita es una enredadera. Con un marcador sharpie (indeleble) verde, le tracé ramitas ondulantes por toda la pared lateral y la esquina, llegando a la pared trasera. Estas lineas me iban a servir de guía para lo demás.

Encontré varias maneras distintas de darle "vegetación" a los dioramas y casas de muñecas. La más sencilla es comprarla, con flores de tela o plastico (aunque sean un poco grandes), o musgo artificial. Otra manera es con papel maché, usando papel higiénico o tisú con una mezcla de pegamento y agua. Y otra es moldeándola con masilla u otro modelable que seque al aire.

Como quería probar nuevas técnicas, deseché de plano lo de salir a comprar, y me puse a jugar con el papel maché. Hice rollitos finitos del papel higiénico, empapados del pegamento, y con ayuda de un pincel fui pegándolo sobre las "ramas" más gruesas que tracé previamente. La idea era darle aunque sea un poco de relieve a la enredadera, pero no a toda. Sólo las ramas más importantes y al tronco.

También con papel maché hice una plantita que cae por el techo, en el frente de la casa. Usé papel de cocina, que es más grueso y no lo hice rollito, lo usé arrugado.

Para las plantitas de las ventanas agregué dos varillas de madera para los maceteros pintadas de marrón rojizo, las pegué y, con unas bolitas de masilla epoxi para artesanos (yo uso Parsecs), modelé las plantas un poco con una esteca. Lo bueno de hacer plantitas es que no hay que ser prolijo. La idea es que parezcan que crecieron solas, que no las fabricaron. Hice que varias se "derramaran" por los costados, por ejemplo.

Yo estoy muy acostumbrada a trabajar con masilla, y me siento muy cómoda haciéndolo. Sin embargo, se puede llegar al mismo resultado con el papel maché.

También con masilla, previamente, había moldeado dos "medias" macetas, chatas, que luego pinté, para pegar a la pared y agregarle más plantas. La de la pared de atrás decidí que iba a ser un rosal (o algo parecido), así que le moldeé primero las ramas entrelazadas y luego las hojas (con la misma técnica de las otras plantas.)

A la del frente la hice como un geranio, y a los costados agregué otras distintas. Cuando se secó todo, comencé a pintar. Mi idea era pintar la masilla y seguir sobre la pared, haciendo hojitas sueltas.

Mezclé verde con marrón, con ocre, con amarillo, con blanco, con todo y con barniz (para no tener que barnizarlo despues). Como dije antes, no hay que ser prolijo para hacer plantas, así que los colores que mezclé no eran uniformes.

Cubrí primero las ramas de la enredadera y le agregué las hojas, sobre la pared, (que parece muy difícil, pero son simples pinceladas con un pincel fino). Más tarde, cuando todo estuvo seco, le pinté puntitos blancos y rosados (y la transformé en un jazmín chino).

Y en una rama le dibujé un zorzal, porque me parecía que faltaba algo...

El resto de las plantitas traté de darles un tono distinto de verde, variando y mezclando los que tenía en la paleta. Algunas con más amarillo, otras con más azul, otras más amarronadas, y además un toque final del mismo color, pero más claro, a los relieves.

Y un montón de colores distintos para las flores, claro! Rojo para las rosas, azul, lila, amarillo, naranja... Uno de los arbustos del frente es de iris o lilas (o algo así, no sé tanto de plantas), las cuales pinté sobre la "pared" y los tallos los dibujé con el sharpie verde.

No sé si se llega a notar en las fotos, pero quiero que noten de nuevo que no sólo pinté la planta en relieve, si no que seguí en la pared y en el macetero. Esto da bastante libertad y con pinceladas muy chiquitas y espaciadas da la impresión de hojas y flores más realistas.

Por último, el otro día la casa de muñecas tuvo su prueba de fuego con una niña pequeña. Fue un éxito, pero nos dimos cuenta de que faltaba una muñeca. Pensé que los corchogumis podían servir, pero -aunque dan con la estatura-, son muy gordos, y no pasan por la puerta del baño, por ejemplo!

La única solución era, por supuesto, tejer una muñeca.

Para que realmente diera con la medida de los muebles y de la casa, tomé la altura de la cama y dibujé en un papel más o menos qué forma debía tener, y qué proporciones. Las piernas debian ser largas, para poder doblarse y sentarse en las sillas y sillón, y no debía ser muy cabezona, para poder entrar en la bañera y apoyarse en la almohada.

La medida terminó siendo de 7cm de alto. Usé una aguja de crochet de 2mm, y lana muy finita.

Otra cosa que quería era que se pudiese doblar completamente, así que tiene un esqueleto de alambre "limpia-pipas". Por eso los brazos son algo gruesos (parece Popeye...) Son apenas de 6 a 5 puntos de circunferencia!

La construcción de la muñequita fue rápida, la terminé en un día. Comencé por los pies, y siempre me guié con el dibujo que hice, con las medidas. Una vez que tuve listas ambas piernas, las rellené con el alambre  (un trozo de casi 14cm doblado en dos, una pata para cada pierna) y comencé la cabeza. Rellené la cabeza y le metí adentro el otro extremo del alambre doblado, seguí con el cuerpo y al llegar a las piernas lo cosí todo junto.

Corté el alambre para los brazos y lo introduje a la altura de los hombros, en cruz. Aparte, tejí cada bracito, les introduje el alambre y cosí ambos al cuerpo. Luego le hice los detalles, el cabello, las trenzas, la cara... y la mudé a su nueva casa. Creo que la voy a llamar Pippa.

Allí encontró un amiguito, un mini "charm", un perrito (era parte de un adorno de teléfono celular).


Ahora los dos disfrutan de la cama, del sofá, se pueden dar un baño (aunque la ducha me haya quedado bajita), y también lavarse las manos. Y en la cocina, si se sube a un banquito, o se pone en puntas de pie, puede preparar la comida!

Y, como estoy celebrando el final de mi primer casa de muñecas, acá va el patron GRATIS! para tejer a Pippa:

Mini Muñeca Pippa

Piernas (x2):
En azul:
1) Hacer un anillo mágico de 6 pts (6)
2) 2mp en el primer mp, 1mp en el sig. Repetir. (9)
3) 1mp en cada mp (9)
Cambiar a color piel:
4) 2mp tejidos juntos (mpj), tres veces seguidas, 1mp en los 3 siguientes mp (6)
5 a 8) 1mp en cada mp (6)
9) 2mp al comienzo de la hilera, 1mp en todos los mp restantes (7)
10 y 11) 1mp en cada mp (10). Cerrar.

Rellenar con un alambre limpia pipas (o similar), del doble de la altura aproximada de la muñeca, doblado en dos; Doblar el alambre en un "rulito" en la punta, para que no vaya a salirse del tejido (donde van los pies).

Cabeza:
En color piel:
1) Anillo mágico 6 pts (6)
2) 2mp en cada mp (12)
3) 2mp en el primer mp, 1mp en el siguiente. Repetir (18)
4 y 5) 1mp en cada mp (18)
6) 2mpj, 1mp en el siguiente. Repetir (12) Rellenar!
7) 2mpj en toda la hilera (6)
8) 1mp en cada mp (6)
Cambiar a naranja (color de la ropa). Insertar el otro extremo del alambre en la cabeza y seguir tejiendo el cuerpo:
9) 2mp en cada mp (12)
10) 1mp en los 2 sig. mp, 2mp en el siguiente. 1mp en los 5 sig. mp, 2mp en el sigiente, 1mp en los 3 últimos mp. (14) Los aumentos van a quedar a la altura de los hombros.
11 y 12) 1mp en cada mp (14)
13) 1mp en cada mp, tejiendo por el lazo de atrás. (14)
Cambiar de color (ropa interior):
14 y 15) 1mp en cada mp (14). Aquí ya debería haberse alcanzado el nivel de las piernas. (si no es así, hacer otra hilera más)  Rellenar y coser las piernitas a la ropa interior.

Brazos (x2):
1) Anillo Mágico 6 pts (6)
2) 1mp en cada mp (6)
3) 2mpj al comienzo de la hilera, 1mp en los restantes (5)
4 a 6) 1mp en cada mp (5)
Cambiar a color del cuerpo:
7) 1mp en cada mp. (5) Cerrar.

Cortar un tramo de limpia-pipas del tamaño de los dos brazos más el ancho del cuerpo. Hacerlo pasar por entre los puntos del cuerpo, a la altura de los hombros (ayudarse con la aguja de crochet), hacerles un rulito en ambas puntas (para que no se escape el alambre y nadie se pinche), e introducir cada brazo. Coser al cuerpo.

Falda:
En azul (u otro lindo color):
1) Levantar 14 puntos, usando el lazo de adelante dejado sin tejer de la hilera n°13 del cuerpo. (14)
2) Aumentar 2 o 3 puntos (o más, es a gusto), repartiendo los aumentos equidistantemente (creo que inventé una palabra...)
3) 1mp en cada mp. (se puede hacer más larga, pero yo la hice cortita) Cerrar.

Yo le agregué unos lazos a los zapatos y a la falda, y le bordé la cara y cabello a la muñeca, y le hice unas largas trenzas. La terminación y los detalles son a gusto, como siempre!

---

En definitiva, no sé si es mejor hacer primero la muñeca y luego la casa, o las dos al mismo tiempo; pero seguro que no hay que hacer como yo hice, la muñeca al final. Sin embargo, no me arrepiento- disfruté mucho toda esta época de obsesión (salvo la muñequita, el resto de la casa la hice en sólo diez días).

Tengo ganas de seguir haciendo más casas, más grandes o más chicas, comunes o de época, o de hadas y duendes... pero siempre con la intención de que se pueda jugar con ellas. He visto muchas en estos últimos días, muy hermosas, llenas de detalles minúsculos y delicados, pero sólo sirven para ponerlas detrás de una vitrina, de adorno - frías y sin vida.

Tienen su valor y su mérito, por supuesto, pero yo prefiero que los juguetes sean juguetes. No adornos.

Dicho todo esto, y después de todo, Pippa se asoma y nos saluda. Hasta la próxima!

sábado, marzo 28, 2015

Proyecto Casa de Muñecas - 6ta Parte.


Hoy nos ponemos a ver los detalles. Porque la verdad, no sería interesante (ni de ver, ni de hacer, ni de jugar) si no tuviese detalles, cosas chiquitas de las que hay en todas las casas, y que dan la impresión de que la casa es "vivida".

Así, hay que afilar el cúter, mezclar pequeñas cantidades de masilla y buscar toda clase de cosas minúsculas para agregar (y usar la imaginación!). Nada de lo que yo puse es comprado. Pero sé que hay infinidad de negocios (reales y virtuales) que venden cosas adorables y pequeñitas para casas de muñecas (aunque éstas son más para adultos que para niños...).

Comencemos: en la pared de la cocina (la que se abre, al frente) colgué (pegué) un cucharón y una sartén. La sartén no es más que un palillo escarbadientes con un círculo de masilla epoxi. Pintada de negro y barnizada (es "de hierro"). 

El cucharón en un trocito de masilla moldeado con los dedos. Se seca, se pinta de plateado y se pega. Nada más.

La tetera roja que se vio en entradas anteriores y el resto de los cacharros de la cocina están hechos de la misma manera: son bolitas o perlas de madera (conseguí una bolsita de perlas mezcladas, de todos colores y tamaños). Con un poquito de masilla se le puede pegar asas, hacerle tapas, picos, de todo.

Las tapas son bolitas, aplastadas con los dedos y aplicadas directamente sobre las perlas. Luego se le pone una bolita minúscula en el centro, y listo. Cuando está todo seco (tarda medio día aprox.), se pinta con acrílico del mismo color de la perla, u otro color (dorado, plateado...).

Con lo que me sobró de masilla hice una cajita y un plato (que al final, no usé).

Con unos retazos de fibrofácil (lo último que me quedó de hacer la casa y los muebles), hice los libros que van en el estante de la habitación. Son rectangulitos, nada más. Están lijados con una lija fina (se puede usar la de uñas si no se consigue otra). Yo tengo una que viene pegada a una esponja, y que es muy útil para las superficies redondeadas.

La lámpara la hice con una perla de madera en forma de lágrima y la pantalla es un trozo de tubo de cartón -era de un hilo de coser, muy trucho-. La cacerola es parte del mismo tubito, con un trozo de palillo pegado.

El cepillo es otro trozo de palillo, con un poquito de masilla moldeada en la punta. Con una esteca (o el cúter) le marqué las cerdas al cepillo.

Tenía una argollita de madera a la que le pegué un trozo de papel ilustración (el mismo de los azulejos del baño) para hacer el reloj despertador. Lo pinté de celeste y luego de dorado.
Luego de que todo estuvo pintado, barnizado y seco, lo pegué (con el "Pulpito", pero puede usarse casi cualquier pegamento), al estante sobre la cama, en la habitación.

Al dormitorio y al comedor les agregué un cuadro. Ambos son impresiones de cuadros de John William Waterhouse, muy lindos. Estan pegados sobre cartón fino, y barnizados. Les hice el marco en el mismo color marrón oscuro del resto de la "madera" de la casa.

En la foto siguiente se puede ver la vista desde afuera de la ventana del fondo. Se ve la cortina, la cama, el cuadro y los adornos.

En el mueble cajonero dejé un espacio libre (al igual que en el estante), para poder apoyar alguna cosa suelta u otro detallito que se me ocurra en el futuro.

Sin embargo, para mí, la habitación ya está terminada. (Gasp!) Y creo que el baño también está listo.... Así que pasemos a la cocina.

Los cacharritos que hicimos antes con las perlas de madera fueron acomodados y pegados (con una pinza, porque es muy difícil maniobrar en ese espacio pequeño) sobre el estante instalado sobre la mesada.

Podía haber hecho muebles, pero últimamente están de moda los estantes abiertos, y no me pude resistir. Además, sirve para lucir todos estos detallitos de colores.

Al fondo puse la cacerolita (a la que pinté igual que la sartén de la pared), una taza, la jarra lechera naranja y la tetera roja que ya tenía hecha.

En la mesada pegué una taza roja y la azucarera amarilla. Debajo del estante está pegada la agarradera-repasador. Tengo intenciones de ponerle otro más, pero todavia no estoy decidida.

Sobre la heladera se ven los cuencos hechos con bellotas de los que hablé antes. Éstos están sueltos, no pegados. Para poder jugar...

La mesa negra no quedaba bien con el piso marrón, así que le tejí al crochet (con un hilo de bordar y una aguja muy finita (dice n°4 y n°20. La medí y es de 1mm). Son las primeras vueltas de un patrón para hacer una carpetita redonda. La terminé con un simple punto abanico.

Se ve en la foto la cortina de la cocina, a la que hice al crochet con el mismo hilo. Es un simple filet (una vareta, una cadeneta). El problema es que al tiempo, el tejido comenzó a retorcerse, en vez de caer en vertical, así que la saqué. 

Tampoco estoy muy convencida con el color... así que no estoy segura de qué hacer: si intentar plancharla de alguna manera o poner tul, como en la habitación de arriba. 

Así está quedando la casa hasta el momento (pueden hacer click en las fotos para verlas más grande):


No creo que vaya a hacerle muchos más detalles al interior... Pero todavía queda el exterior. Eso, para la próxima.

miércoles, marzo 25, 2015

Proyecto Casa de Muñecas - 5ta Parte.

Hoy comenzamos con la parte "textil" de la casa. Hay que hacer las cortinas, tapizar el sillón, hacer las sábanas para la cama y otros detalles.

Seleccioné varias telas de mi caja de retazos que pensé que podían ir bien. Algunas no las usé. Las que seleccioné y sí usé fueron en general todas muy finas (es decir, que no tienen demasiado cuerpo), para que no queden tiesas y poco creíbles en el conjunto de la casa.

Comencé por lo más complicado: el tapizado del sofá. Marqué con un lápiz el contorno de la tela elegida (verde muy brillante! Pero a pesar de lo chillón del tono, queda bien dentro del comedor), todas las piezas para forrar el respaldo y asiento, los costados y los frentes de los dos apoyabrazos, y también para el almohadón.

Decidí no coser nada: el mueble es muy chiquito, y la tela no es muy fuerte, y se deshilacha con facilidad. Así que usé el mismo pegamento que usé para pegar la goma eva del sofá: Poxiran ("pegamento de contacto"), porque la idea no sólo es pegar la tela con la tela, si no tambien a la goma y a la madera de fibrofácil del respalo y base.

Como ven en la foto, le di a cada pieza un buen margen, para poder doblar y esconder los bordes. Comencé pegando los costados del sillón, pero como iba de base estos bordes los pegué directamente a la goma. Lo siguiente fue la parte más grande, la del respaldo, que también cubre el asiento y la parte de atrás. Aquí si doblé los bordes (Se ve en la foto). Si el sillón fuese más grande me hubiese arriesgado quizás a darle una mejor terminación, cosiendo esos bordes a la otra parte pegada, o agregandole un cordoncito... no sé.

Antes de terminar de pegar la parte de abajo, del asiento, pegué los frentes de los apoyabrazos y los lados interiores. Luego sí, cubrí todo con los que quedaba pegar.

Todos las partes llegan a la base, donde quedaron firmemente pegadas. A la base no la pinté ni la cubrí, pero sí le pegué cuadro perlitas de madera, a modo de patas. Quedaron perfectas.

Por último, hice una especie de sobre y tapicé también el almohadón del asiento.

Desde que comencé a hacer esta casa de muñecas a este momento en que escribo, he visto y aprendido muchisimas cosas nuevas de Internet y del submundo de la fabricación de miniaturas.

Es increible lo que se puede encontrar, es maravilloso lo que hace la gente dedicada silenciosamente a este arte. Entre todos los tutoriales (y hay muchos!) que encontré, hay varias formas de hacer sillones y tapizar muebles. Algunos hacen el sillón por partes, las tapizan por separado y luego unen todo.

Probablemente, con un modelo más complicado (uno con formas más curvas, quizás), sea más facil hacerlo así que como hice yo. El próximo que tenga que hacer, lo pensaré de otra manera. Igual, estoy bastante contenta con este resultado. Va muy bien con el resto del ambiente.

Lo siguiente era la cortina del baño y las demás de las ventanas. Además se me ocurrió poner una toalla en la pared del baño. Para eso había que poner barrales. El tema lo solucioné fácilmente con un palito de brochet (son de bambú, muy resistentes) y dos perlitas de madera, que tienen el agujero del diametro casi perfecto para pasar el palito.



Le "gasté" un lado a cada perlita (como se ve en la foto) para poderlas pegar a las paredes sin problemas, les inserté el palillo (no lo pegué, porque hay que poder sacarlo para poder poner las cortinas! y listo. Luego, lo pinté de plateado (para hacer juego con el resto del baño).

La toalla es un retazo de tela de jersey del lado del revés. En la foto, además, se puede ver que a la pared del baño le agregué un botiquín, para guardar cosas...


Para la cortina de la ducha usé una tela tipo tafeta. Medí el doble del ancho del baño, para que parezca una verdadera cortina. (Las de la vida real se hacer con el triple del ancho, pero para una miniatura es demasiado, queda muy grueso). Le hice (con un poco de dificultad) los dobladillos y, como la tela es acrílica, con una aguja gruesa bien caliente (cuidado que quema!), le hice los agujeros por los cuales luego pasé los anillos.

Los anillos son los clásicos de hacer bijoutería. Hay que abrirlos y cerrarlos con dos pinzas. Por suerte pasan con suma facilidad por el palito de brochet cortado del ancho justo de mi baño. A éste no le puse ni perlas ni nada. Se sostiene solito, a presión.

Para que la cortina quedara así, toda dobladita, luego de pasarle los anillos, la mojé, la plegué y la dejé secar así, y los pliegues se conservaron perfectos.

Luego vino la cama: Aquí si cosí las telas. Forré el colchón y la almohada con tela blanca, y la sábana con la tela floreada. La sábana está doblada bajo el colchón y cosida para que no se desarme, aunque se puede acostar y tapar a cualquier muñeco (que quepa en la cama).

No se ve en la foto, pero también corté un rectángulo de tela para peluches o "corderito", que tengo por ahí, para que se pueda usar de frazada en invierno, o alfombra, en verano.

En la foto también se puede ver, al fondo, la cortina de la habitación. Es simplemente tul, del doble de ancho de la ventana y todo el largo de la pared, con los mismos anillos que le puse a la del baño. En este caso doblé en dos la tela porque es muy delicada, para insertar los anillos (no hubo que hacer agujeros, je.) Cae perfecto, y luego de pensármelo mucho, creo que voy a poner una igual en la cocina-comedor.

Este es un antes y después de la casa, con y sin las telas. Hay grandes diferencias, y cada vez va quedando mejor, no?

En la cocina, además del sofá, le agregué unos cuantos detalles: el barral para la cortina (lo tuve que poner con unas pinzas, porque mi mano ya no llegaba), una impresión de una biblioteca (bajada de Internet), que quedó bastante realista, una agarradera con la misma tela del sillón, unos cuencos hechos con la "parte de atrás" de unas bellotas, y una tetera (la cual describiré junto con otros detalles miniatura en la próxima entrada).

También imprimí la imagen de una alfombra redonda y la pegué al piso "de madera". Ah, y las sillas están hechas especialmente para hacer juego con la mesa. Son las tapas y alambre de botellas de champagne.