jueves, septiembre 08, 2011

Dos o Tres Tejidos Nuevos.


Comencemos por el crochet. Hace rato que no hacía nada en crochet, concentrándome en aprender las técnicas de lace o tejido calado a dos agujas (ver más abajo). Pero tenía guardado este proyecto desde hacía un tiempo -en Ravelry, por supuesto-, y cuando conseguí un par de aros como para hace de base, no lo dudé y me puse a crochetear, con un viejo hilo de bordar que tenía en casa. En un color que va del rojo al rosa (muy común hallar dos colores en los hilos de bordar), y quedó muy lindo. 
Aunque como aros me resultan algo GRANDES! sé que se usan así, así que espero usarlos algún día - y si no me acostumbro, sé de un par de amigas que le van a encantar.

Cowl Verde pino
Hablemos de tejido a dos agujas (tricot, le llaman en algunos lados)... Para las tejedoras avanzadas, les va a resultar una tontería, pero para quien les escribe, lo del calado era una técnica misteriosa. Sigue siéndolo en algunos trabajos. sinceramente. Sé que todo se simplifica a hacer lazadas y reducir puntos (para un lado y para otro), pero estoy segura de que debe haber cosas más difíciles y secretos milenarios en el medio... ¡o si no cómo se puede lograr esos efectos casi de telaraña que he visto en algunos chales!
Tratando de entender cómo es, y queriendo hacer un par de labores cortas (que no llevaran ni mucha lana ni mucho tiempo), hice dos "cowls" o cuellitos en dos dibujos calados distintos. Uno parece unas hojas de palma, el otro unas plumas de pavo real (con un poco de imaginación).

Cowl gris perla
Parece que el secreto es bloquear la labor. Es decir: una vez terminada, mojarla y extenderla bien, bien extendida en una superficie a la que se pueda sujetar con alfileres. Como en estos dos casos, el cuellito tiene forma de tubo, se me ocurrió bloquearlo calzándolo en un almohadón. En la foto del cowl gris se nota, está sacada en pleno bloquedo. Despues de seco, el tejido queda un poco abierto, pero no tanto.

Ambos cowls quedaron muy suaves, calentitos y muy lindos sujetados con los prendedores de cobre que publiqué hace un tiempo. El verde es mío, en cahsmilon finito, el gris es para Silvia, con una lana sedificada muy suave y liviana.

Como para descansar (ja!) hice tambien un par de mitones. Que me quedaron muy chicos. Que le entran bien a un chico, es decir (ejem). Me gustó hacerlos en negativo, uno con el fondo rojo, y el otro negro.

La foto no es buena, porque mi cámara realza demasiado el color rojo, tanto que no registra las sombras y luces y mediostonos cuando fotografía el color rojo puro. Y estos guantes son rojos! La foto original era toda una mancha roja. Les bajé todo lo que pude la saturación... y el resultado es lo que se ve. Los guantes son más lindos en persona. En serio.

viernes, septiembre 02, 2011

Más Trajes para Pandora

Por fin, luego de mucho pensar, planificar e investigar, ¡he logrado terminar con el traje rococó de Pandora!

No era una idea nueva- pero sí era una idea complicada. Principalmente por la forma del traje, corset y la complejidad de que el estilo obliga a agregar detalles (puntillas, volados, cintas, etc) por todos lados.

Empecé por dibujar qué era lo que quería, e hice muchos bocetos. Siempre es bueno ver en papel lo que uno tiene dando vueltas en la cabeza, antes de empezar. Cuando ya no me pude aguantar más, comencé a planificar el corset: busqué ideas en internet y armé con unos triángulos de cartón una estructura más o menos parecida a los corsetes de la época, sin demasiados detalles (porque iba debajo de todo). Lo más importante: la "estomaquera", la pieza triangular que va cubriendo el pecho y estómago y que según la época llegaba tan abajo que las mujeres no podían casi sentarse!

Aaah, las cosas que hacemos por moda!

Más tarde me puse a hacer la falda interna: eso fue sencillo. Un rectángulo cosido, fruncido en la cintura con un elástico. Luego, a pegar puntillas. Ayudó mucho el hecho de que justo ese día se me había cortado la luz. Más de 12 horas sin electricidad pueden volver loco a cualquiera (que sea adicto a la tecnología/Tv/etc.) Después de que me quedé sin puntillas para coser, (y seguíamos sin luz), incluso me puse a enrularle el pelo a Pandora, (!!!) con la esperanza de que quedara con los ricitos que usaban en la época del traje que le estaba haciendo. No fue fácil, y el resultado no fue lo suficientemente bueno como para contarles...

El problema que se me venía ahora era la Robe a là Française, un traje que es medio vestido-medio salto de cama, que hacía furor en la corte de la época de Luis XV. Gracias al cielo, existe internet. Y las películas de época (como "Relaciones Peligrosas", "María Antonieta", "La Pompadour", etc). Estuve horas y horas y horas viendo fotos de trajes, históricos y recreaciones, mientras suspiraba por los encajes y bordados y me preguntaba más de una vez "¡¿cómo está hecho eso?!".

La respuesta me llegó en esta página, que lamentablemente (o por suerte) está en inglés, y que cuenta paso a paso cómo hacer el vestido en cuestión. Adapté el patrón a la figura de mi muñeca y presto! a coser. Sí, es fácil decirlo, pero les aseguro que no fue fácil hacerlo. Sin embargo, de alguna manera, lo terminé.

Y ahora... y ahora Pandora estaba descalza!!! Nooo, eso significa que hay que hacerle zapatos, zapatos que tienen que ser coherentes con la época del traje, por supuesto!

Mi solución fue la Masilla Epoxi para artesanos, un poco de tela, una cintita "bebé" y la pistola de pegar. Curiosa la forma del taco (otra de las torturas que se empezaron a usar en esa época fue la del taco alto), pero era así: más al centro del pie, no tanto al talón, y la punta del zapato bien puntiaguda. No me quedó perfecto ni muy prolijo, pero tengo excusas: 1) la forma del pie de pandora es cuadradísima; no hay manera de hacerlo entrar en un triángulo. 2) es condenadamente chiquito!!! La suela mide unos 3cm de largo. El pie de la muñeca es un poco más chico.

A propósito, si se preguntan cómo le hice ese peinado... ni idea. De a mechones lo fui recogiendo hacia arriba, y lo prendí con... alfileres. Así que es una muñeca no apta para jugar. Pero valió la pena el esfuerzo.