martes, marzo 29, 2011

Coquitos

Hace mucho, pero mucho, mucho tiempo que venía buscando sin éxito una buena receta para hacer coquitos.

Lo que pasa, es que hay varias cosas diferentes con el mismo nombre... Lo que yo conozco como "coquitos" son delicias doraditas que se venden en las panaderías de Buenos Aires. Dulces, tiernos, llenos de coco... mmm!

Al final, llegó a mis manos una revista de pastelería (gracias, Clota!) que tenia la bendita receta que estaba buscando. Por fin!!!

Pero tenia dos inconvenientes: 1- la cantidad de crema pastelera necesitada y la receta para hacerla no correspondían. 2- Parecía necesario tener una balanza digital para hacerla (cómo si no se pesan 30gr. de maicena??)

De todas maneras, probé la receta tal cual, y luego volví a hacerla (esta vez con algunos ajustes solucionados y con las medidas raras en cucharadas para no complicarnos.)

Ahi va la receta. Salen parecidísimos a los de las panaderías... pero tienen algo mejor: son sin TACC!

Coquitos

Ingredientes:
Para la Crema Pastelera:
200 cc de leche
4 cdas. de azúcar
1 huevo
2 cdas de maicena
esc. de vainilla

Para los coquitos:
Crema pastelera (250gr)
50 gr. de azúcar
1 yema
100 gr. de coco

Boquilla de pico rizado ancha
Manga
papel manteca o placa siliconada

Preparación:
Poner a calentar la leche.
Mientras, mezclar el azucar y la fécula. Agregar el huevo y mezclar todo bien. Cuando la leche comience a hervir, agregar esta preparación a la leche. Mezclar con batidor de alambre. Ni bien comenzó a espesar, quitar del fuego y seguir batiendo uno o dos minutos (ojo, que se espesa enseguida). Agregar la escencia de vainilla, mezclar para incorporarla bien.

Dejar enfriar. Cubrir con nylon, film o separador para freezer la superficie de la crema, para que no se le forme cáscara. Llevar a la heladera hasta enfriar. (1 hora, más o menos)

Precalentar el horno. Mezclar todos los ingredientes junto a la crema pastelera ya fria. Colocar la preparación en una manga con pico rizado ancho.

En una placa siliconada o papel manteca, formar copitos de 2 o 3 cm de alto. Cocinar a fuego moderado hasta que se doren los bordes y la base. (de 15 a 25 minutos aprox). Deben quedar crocantes por fuera y tiernos por dentro.

---

Nota sobre el último paso: depende del horno de cada uno el tiempo y la temperatura a la que los vamos a cocinar. Puede que salgan listos a los 10 minutos, o que haya pasado media hora y que apenas estén dorados. Otra cosa: yo los hice más chiquitos (no llegan a 3cm de alto), por lo que se me doraron más rápido.

La otra ventaja de hacerlos chicos es que son más bonitos... y que en vez de comer sólo uno, se pueden comer dos o tres sin culpa!

1 comentario:

lululan dijo...

Vaya pecado mas rico. Y encima ahora que es la hora de merendar. Me voy a la cocina a ver que hay.