martes, marzo 16, 2010

Más Alambre

Q ué hacer cuando se tiene una bolsita llena de anillitos de metal (de esos que se usan para hacer bijouterie), un par de pinzas finas y una mente a un paso de la demencia?

Siiii!!! Cota de malla!

Porque... ¿que tan dificil puede ser? (me pregunté). Son anillos entrelazados. Nada más, no?

Noooo... Son sólo anillos, sí; y estan entrelazados, ahá; pero no se enganchan el primero con el segundo, si no el del medio con los dos de arriba y los dos de abajo. Ok, parece que tiene su truco, y así es: estuve practicamente una semana luchando y renegando para encontrar la forma más práctica de "tejer" los anillos.

En mi contra tenía que se me había ocurrido empezar a intentar esta nueva técnica con anillitos muy chicos (un caballero medieval se me hubiese reído en la cara). Entre los anillos, las pinzas (una de ellas imantada) y mis dedos, terminaba todo siempre en ensalada. Al final recurrí a una nueva herramienta: el poderoso y humilde escarbadientes (palillo, mondadientes, etc). Además de hacer caso a la prudencia y enganchar de a un anillo por vez, en vez de dos o tres al mismo tiempo como decía el tutorial que bajé de internet para el caso.

Al final, terminé mi proyecto: una pulsera de cota de malla. Una vez que aprendí la tecnica, fue fácil y bastante mecánico el trabajo. Sin embargo fue rompenervios el comienzo. Suerte para mí que tengo la paciencia y perseverancia de una mula...

Cambiando de tema pero no de material, acá hay una foto más de otras piedras engarzadas con alambre: esta vez de alpaca. La primera tambien está armada con alambre de cobre, que hace juego con el color de la piedra.

Ahora me quedé sin piedras y sin anillitos de alambre. ¿¡Que voy a hacer..?! Conseguir más, por supuesto!

1 comentario:

PAQUI dijo...

hola Irka te quedó muy bonito tanto el colgante como la pulsera. La paciencia tiene su recompensa, felicidades.
rincondepaqui.blogspot.com