miércoles, marzo 10, 2010

Alambrada


C omo se acordarán, hace un tiempo conté que había aprendido a engarzar piedras con alambre con una técnica muy linda y no demasiado difícil.

Sigo practicando. Hice ya unas cuantas: probé con diferentes almabres, de alpaca, de níquel, de cobre, etc. y diferentes grosores. Encontré al fin los materiales con los que me salen mejor las piezas, y tambien estoy aprendiendo a elegir piedras (aunque todavía me falta mucho...). Ya sé que no me conviene elegirlas ni muy chicas ni muy gruesas, por lo pronto. De calidades y de tipos de piedras voy aprendiendo de a poco. En la foto hay un lapilázuli, un cuarzo rosa, una amatista y una ágata verde (o era jade...?), todos con níquel y la última tambien tiene cobre en el engarce.

Tambien me estoy afianzado en el estilo. Me hace acordar a los nudos y adornos celtas, sin llegar a serlo. A veces, la forma de la piedra ayuda mucho a doblar los alambres para que ellos la "abracen", otras veces, se opone completa y tozudamente.

La verdad, disfruto muchisimo haciendo esta piezas. Hasta ya vendí algunas!

Por otro lado, no crean que dejé olvidado el crochet. Este último fin de semana estuve armando el patron para un nuevo amigurumi... iba a ser un oso polar, pero terminó pareciendose más a un hipopótamo. :-(

Voya a tener que deshacer lo que hice y comenzar de nuevo (ya ven, no es fácil para mí tampoco), y tratar de salvar algo del trabajo. Ya veremos...

1 comentario:

PAQUI dijo...

te quedaron relindas las piedras, enhorabuena.