viernes, marzo 13, 2015

Proyecto Casa de Muñecas - 2da Parte.

Con energia y entusiasmo, seguí tallando el fibrofácil para mi proto-casa de muñecas (pueden ver cómo empezó toco aquí). 

Como me habia reservado un rectángulo de fibrofácil para hacer la persiana de la ventana del frente, y ya que tenía las bisagras para pegarle, lo único que faltaba para completar la ilusión era tallarle las tablillas de persiana clásica. Primero medí la bisagra y en el rectangulo interior que tracé, dibujé las tablillas.

Con el cuter tracé el rectangulo, y luego cada tablilla. Luego las tallé (con la hoja del cuter en ángulo).

En la foto puede verse el efecto, además del tallado de las ventanas de la "pared" de atrás (o sea, la base de la caja). Incluso se puede ver que ya había comenzado a aprovechar los cortes de madera que hice bien al principio, cuando le saqué los bordes a la caja.

Había comentado que tenían una linda forma y que iba a usarlo como moldura: lo que sobró lo usé como "techito" de las ventanas rectangulares y de la puerta, y en la ventana semicircular, como alféizar.

Por otro lado, agujereé la ventana y las puertas para pasar un trocito de palillo (escarbadientes o brochet). Más adelante (cuando todo esté pintado) usaré este palillo para encajar unas perlitas de madera, a modo de picaporte.

Terminando ya con las aberturas, pasé al tema de acondicionar el piso de la segunda planta. Tenia todavía la forma del encastre que venía de fabrica. La rellené con masilla epoxi (yo siempre uso la de artesanos de Parsecs).

Y como hay que pensar en el futuro, le agregué un trocito de alambre con forma de circulo, para poder enganchar más adelante la "araña" o candelabro, que será la iluminación (de mentira, me encantaria que fuera posible poner un led, o algo) del salón cocina-comedor de la planta baja.
Ya recortadas las ventanas, no habia razon para no pegar definitivamente el piso y pared interior de la casa de muñecas. Con cola de carpintero bien esparcida, la pegué sin problemas. Como había algunos huecos (insalvables en el corte a mano), los rellené con algo más de pegamento (cuando secó la cola). Usé Poximil, transparente de dos componentes.

Mientras se secaba, era hora de pensar en los muebles. La puerta de la heladera, por ejemplo, la hice con un rectangulo de fibrofácil y dos tramos de palillo de brochet. Las sillas las tenía hechas... Desde Navidad vengo haciendo algunas sillitas con los alambres y tapa de champagne. (Los corchos los guardé tambien, y los hago Corchogumis). 

Así que debia pensar en la mesa. Usé un corcho plástico para la pata central y una tapa de bidon de agua para la tabla. Me di cuenta de que el corcho plastico es muy fácil de tallar (más que el fibrofacil!), siempre con el cuter y nada más que con eso. Queda algo rustico. En otra ocasion pensaré en algo que le tape la textura y lo deje lisito. Por lo pronto, era del alto adecuado, y la forma correcta. 

Entretanto, ya había decidido que el interior de las habitaciones iba a estar tapizado. Buscar en Internet papel tapiz (wallpaper) sin bordes (seamless / continuous) es absurdamente fácil. Hay de todos los motivos, de todos los colores. Bajé unos cuantos, y tambien busqué imagenes de ceramicos para el piso del baño (googleé "spanish tiles" y me salieron un monton de cosas preciosas!).

Luego tomé la medida de las paredes de cada habitación (casi me olvido de la pared del frente!), y con el Corel (puede usarse Ilustrator o cualquier programa de diseño o editor de imagenes), armé la tapicería a mi gusto. Imprimí todo (no más de dos hojas A4) y fui pegando con cola vinílica a las paredes.

Previamente había pintado los techos en blanco, y la pared y puerta del baño también con acrílico blanco. Tuve que dar varias manos... 


Tambien pinté los marcos de las ventanas, pensando en que iba a ser muy difícil hacerlo después (con el papel ya pegado), por la poca maniobra que se puede hacer adentro de las habitaciones. Así que antes de pegar nada, pruebo, marco dónde están los vértices de las ventanas, quito el papel y recorto (si! con el cuter) la abertura adecuada.

Los azulejos del baño (blancos) y de la cocina (verdes), los hice con las tapas de una revista. Papel ilustracion gruesito,bien brillante, totalmente inútil... hasta que con un lápiz le tracé los cuadraditos y corté, no uno por uno, si no en tiras y grandes trozos. Los pegué sin problemas con la cola de carpintero (creo que es mejor que la escolar para estas cosas). La próxima vez, eso sí, voy a medir los cuadraditos, porque no me quedaron muy prolijos.
Por último (por ahora), el piso de la cocina, luego de probar y pensar, lo terminé pintando color madera. Para hacerle un poco de textura, usé un pincel viejo y dos o tres tonos de marrón distintos, sin mezclar. El piso de la habitacion es papel felpilla celeste (que tenía en el fondo del armario), como para simular alfombra de pared a pared.

Para la próxima entrada, la pintura exterior, más muebles, y los sanitarios para el baño.

No hay comentarios.: