lunes, noviembre 10, 2008

Galletitas de Coco


Al fin les llegó el turno a mis famosisimas Cookies de Coco (también conocidas como Lembas de Coco), receta que no es propia, si no de Blanca Cotta.

La receta en sí es tan simple que es la única que me acuerdo de memoria. Tiene pocos ingredientes, se tarda muy poco en hacerlas, y tampoco hay que usar muchos utensillos (un bol, una cuchara, un tenedor, un platito y una placa de horno).

A quienes no les gusta el coco y las probaron, igual les gustaron. Tienen tan rico gustito a manteca que recuerdan a las galletitas danesas, esas que vienen en latas.

Cookies de Coco:

2 cdas de manteca (blanda, pero no punto pomada)
4 cdas. de azúcar
4 cdas. de coco rallado
4 cdas. de harina 0000
un chorrito de leche fria
más azúcar para cubrir (cant. nec.)

Primero hay que integrar todos los ingredientes secos con la manteca (yo lo hago con una cuchara). Se va a formar una especie de arena humeda. Entonces hay que ir incorporando leche de a poquito, mezclando y amasando hasta obtener una masa firme, parecida al mazapán.

Luego, es hora de prender el horno para ir precalentandolo. Volviendo a la masa, hay que dividirlas en bolitas, y aplastarlas con las manos. El tamaño de las bolitas es a gusto. A medida que se van armando las galletitas, hay que que aplastarlas una vez más, pero sobre abundante azúcar, de ambas caras.

Acomodarlas sobre una placa para horno.

Con un tenedor hay que aplastarlas una vez más, formando un diseño como de baldosa (ver última imagen) un cuarto con las rayitas para arriba, el otro para el costado, y así sucesivamente (definitivamente es más facil mostrarlo con una foto...). ¿Por qué aplastarlas tanto? Si nos salteamos el ultimo paso, al salir del horno queda en el medio de la galletita una pancita más blanda o gomosa y no tan crocante.

Ahora sí, llevarlas al horno moderado. No hay que descuidarlas, porque se hacen enseguida. Cuando haya olorcito a rico hay que espiarlas: si el borde está dorado, ya están listas.

Retirar la placa del horno y dejarla enfriar antes de sacar las galletitas. Al enfriarse se despegan solas.

Espero que les guste! Son riquisimas con leche bien fría, o café, o té... o lo que sea.

1 comentario:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Irka:

¡Estas galletitas de coco se ven deliciosas! Me llevo la receta en el bolsillo derecho de la camisa. ¡Tengo que probarlas lo más pronto posible!

Saludos.