jueves, enero 15, 2009

Bariloche - 5 - Desde arriba


También subimos al cerro Otto, que queda muy cerquita del centro de Bariloche. Fuimos en auto, por camino de ripio, y aunque era muy seguro y ancho, daba una linda sensación de vértigo.

Visitamos (como debía ser) la famosa confitería giratoria de la cima, en un día bastante nublado y gris. Sin embargo, el interior estaba tan calentito y confortable que daba muchisimo gusto. Como llegamos al mediodía, almorzamos ahí. Yo comí unos ravioles ahumados (de color negro!) rellenos de trucha y ricotta con salsa rosa (deeeeeliciosos!) y el Toto pidió ciervo a la cazadora, también excelente. Regado con un porroncito de cerveza artesanal negra (porter, marca Prosit) excelente.

Luego, como quedaba tiempo, nos fuimos para el cerro Catedral. No habia mucho para hacer ahí más que subir con el telesférico/aerosilla... Siendo como es un centro de ski, en verano (y en un dia tan nublado) era comprensible. De todas maneras, el paisaje era tan espectacular que... ¿para qué más?

1 comentario:

La Clota dijo...

Me imagino que ya se habrán mandado algún chocolate!!!!!
Qué ricorrrrrrrr!!!!