jueves, enero 29, 2009

El Bolsón


A varios kilometros de Bariloche, encerrado entre las montañas, existe un valle llamado el Bolsón (y ni siquiera hay un hobbit!). Ahí se producen riquísimas frutas finas / frutas del bosque, toda clase de vegetales y la maravillosísima cerveza artesanal que lleva el nombre del lugar.

También, 5 días a la semana, funciona en la enorme plaza del pueblo, una masiva feria de artesanos, donde se pueden conseguir desde joyería de plata, alpaca y piedras semi preciosas hasta artículos tallados en madera; desde esculturas hasta cuchillos, desde truchas ahumadas hasta waffles con frutas y crema; y tejidos, carteras de cuero, adornos de lo que quieras y muchísimas otras cosas.

El único día que llovió en todo el tiempo que estuvimos por Bariloche fue el sábado, el día que elegimos ir al Bolsón. Fue un dia rarísimo, porque en un instante estaba lloviendo a cántaros y al otro hacía un sol precioso. Y al rato, todo nublado y lluvioso de nuevo. Sin embargo, la visita fue muy linda.

Al mediodía nos comimos una pizza, mitad de jabalí ahumado y mitad de salmón. Estaba buenísima! Más tarde pasamos por el enorme local de la cerveza El Bolson a comprar algunas rarezas como la de frambuesa o cereza, o la que viene con un ají picante adentro, o la "que es para pasar el invierno" que es más furte y alcohólica, y también, claro, la clásica cerveza rubia... la que logra que, después de probarla, las marcas de cervezas comerciales te parezcan aburridas y con gusto a nada.

No todo lo que compramos fue comestible o bebidas. Yo me traje unas barritas de sahumerios muy ricas y un par de objetos de madera tallados. Y si no hubiese sido por la lluvia, que terminó echando a la mayor parte de los artesanos, probablemente me hubiese traido más cosas.

El viaje de regreso también fue con lluvia y sol, y gracias a ello pude sacarle fotos a un arcoiris sobre el camino.

No hay comentarios.: